Tilsa Llerena: Uñas y dientes.

Podemos pensar que el tiempo extra que nos otorgó el aislamiento o cuarentena, le sirvieron a Tilsa Llerena para dar forma, cuerpo y espíritu a la idea de “Uñas y dientes” un feroz y desnudo sencillo que adelanta el siguiente trabajo de la artista peruana.

Para Tilsa Llerena, hacer música es también una forma de explorarse a sí misma. Su nuevo sencillo, Uñas y dientes, una poderosa composición de percusión y voces, es el resultado de lecturas y reflexiones sobre la cultura afroperuana y sobre la música que emana de ella, con la que Tilsa creció en su ciudad de origen, Lima.

Uñas y dientes es el puerto de llegada de una travesía que Tilsa Llerena emprendió sobre su pasado materno, el del abuelo Gerardo, un mulato albañil conocido en su pueblo como narrador oral de historias; y el de Genara Boza, la bisabuela negra que llevaba el apellido que la hacienda Boza, al norte de Lima, alguna vez les diera a sus esclavos.

¿Hereda una persona la vitalidad, el sufrimiento o los anhelos de quienes la precedieron? ¿Va nuestra sangre teñida de ese vigor, esa tenacidad antepasada cuya evidencia irrefutable es nuestra existencia misma? Uñas y dientes es la respuesta de Tilsa Llerena a estas preguntas, una canción que reproduce y actualiza la forma como sus ancestros afroperuanos hacían música: solo con voces, tambores, cajas, carcasas de animales y todo aquello que pudiera darle forma al ritmo, aquello que Victoria Santa Cruz llamaba, no sin cierta magia, “el eterno organizador”.


La letra de Uñas y dientes es, además, una celebración de todas esas mujeres de la herencia familiar de Tilsa Llerena: su poder, sus padecimientos, sus luchas y su necesaria, urgente reivindicación. Y en un juego meta textual, la letra esconde frases —historias dentro de otra historia— como “pieza de carey”, una clave que, en tiempos de barbarie, identificaba al esclavo de la India, o “pieza de ébano”, que equivalía a esclavo del África.


En la instrumentación participan las percusionistas Paloma Pereira, en cajón y quijada, y Agostina Bertozzi, en congas. Paloma, peruana, y Agostina, argentina, proveen la tierra feraz de donde las voces de Uñas y dientes se levantan con una fuerza estremecedora. La canción se grabó en tiempos de pandemia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s